Avisar de contenido inadecuado

-

{
}
-¡Ponte lo que sea da igual!-Me grito Natalia, pues estaba un tanto alterada eligiendo la ropa que me pondría.
Le sonreí y seguí buscando ropa pero esta vez más tranquila que antes.
Luego de un pequeño rato encontré lo que me pondría y le informe a mi amiga que usaría el baño para prepararme.
Con Natalia nos maquillamos, nos vestimos, nos peinamos dejamos la habitación muy desordenada pero se nos hacia tarde, no había tiempo de limpiar y justo cuando al fin estábamos listas alguien toco la puerta. Era Matias, nos aviso que ya debíamos irnos así que tome un pequeño bolso y Salí tras él.
Luego de tan hermosa caminata vi una cabaña enorme con muchas luces y pensé “Oh por dios, nadie puede pasar una mala noche ahí”, nos detuvimos y todos nos miramos. Natalia fue la primera en caminar hacia la fiesta luego de esa mirada entre los tres, la seguimos a ella.
Un segundo antes de que entrara por la puerta de la cabaña donde estaba la fiesta Matias que iba detrás de mí me jalo del brazo.
-¿A dónde crees que vas?-Me asuste, no entendía lo que estaba pasando.
-Púes yo solo quer…-Deje de hablar y lo mire fijamente.
Matias me tomo de la mano y me llevo un poco más al costado de donde estaba toda la fiesta. Estaba confundida, ¡mi amiga me debería estar buscando!
-Oye mírame, tu sabes lo que sentimos, las invite a la fiesta por que quería hacer esto-Si, eso me dijo Matias, me tomo de las manos y se acerco lentamente hacia mí, estaba muy nerviosa, el cerro los ojos entonces yo también lo hice. ME BESO, Si ¡ME BESO! Fue hermoso, pero interrumpió algo…Una voz, una persona, una amiga.
-¡Disculpen!-Nos grito enojada y sorprendida Natalia-¡No Matias! Ella es mi amiga, eso jamás pasara.
¿Qué tanto? ¿Por qué le molesta que me pase algo con su primo? Estaba enfadada, no entendía por qué se enojaba de esa manera.
Me fui tras Natalia, Matias se quedo solo.
Entramos a la cabaña, a la fiesta, y le dije a Natalia que debíamos hablar, no se lo dije de buena manera, pues estaba enojada.
 
-¡Bien escucha! No entiendo, no entiendo porque te pones así, tu primo y yo nos gustamos y ya, a ver ¿¡que puede tener de malo que seamos algo como…novios!? ¿¡Por qué no quieres que eso pase!? O sea que no quieres verme feliz ¿es eso? –Se lo dije, sí, soy toda una chica ruda ok pues no, ¿pero que más podía hacer? Tenía esa duda, era mi mejor amiga debía aclararlo.
Ella me respondió:
-¡Ey, ey! Primero me bajas un cambio ¿sí? Hay gente aquí, no me humilles, mira me importa un pepino que hagas con mi primo, si total pueden hacer lo que quieran, ¡mi opinión no les interesa! Anda ve con el.-Bueno ya se estaba poniendo fea la cosa. Cuando Natalia me dijo eso claramente pensé “celos” ¿pero era para tanto? 
-JAJA-Reí sarcásticamente- ¿es una broma cierto? No me digas que tu… ¡Natalia estas celosa!
-¿Yo? ¿Disculpa? Eh venido aquí a disfrutar la noche y tú la arruinas, olvida esto no quiero que me sigas arruinando la semana, mañana será un día diferente y no se volverá a hablar del tema-Resulta que yo ahora tenía la culpa, para empezar ni siquiera ella respondió mis primeras preguntas.
Me di vuelta y fui a tomar algo, no le respondí, solo pensé que debía hacer lo que me dijo, no porque me lo pidiera ella si no porque me parecía lo correcto; mañana no hablaría del tema, al menos con ella.
No estuvimos mucho tiempo en la fiesta, luego de un rato nos fuimos, si los tres. Durante el camino no dijimos ni una palabra solo llegamos y nos acostamos a dormir, los padres de Natalia ya estaban durmiendo.
Me quite los tacones y me puse el pijama, me acosté y me dormí para antes de que mi amiga saliera del baño.
Me había quedado pensando en el beso, fue tan tierno, tan perfecto, y bueno también me había quedado pensando en que debía hablar con Matias, quiero sacarle información de por qué Natalia no puede vernos a mí y a él “juntos”.
Después de dormir como una diosa me levante, la vi a Natalia y aun estaba durmiendo, luego mire el reloj y eran las 10 am.
Puse mis pies en el piso tome las pantuflas y fui al baño, me arregle un poco y fui al comedor. ¿Qué creen? Estaba Matias, allí solo desayunando. Me quede observándolo mientras pensaba “es ahora o nunca” y aproveche a entrar y me senté frente a el.
Estaba comiendo wafles y me hizo señas para que tomara uno pero solo lo mire y le dije “tenemos que hablar”
{
}
{
}

Deja tu comentario -

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre